Contactenos

Internacional

Talibanes prometen ‘portarse bien’ con las mujeres

El gobierno de los talibanes dice que respetará los derechos humanos, pero las mujeres no pueden practicar deportes y recibirán educación separadas de varones.


Los talibanes, quienes tomaron el gobierno en Afganistán, agradecieron los gestos de ayuda de la comunidad internacional. Como consecuencia, declararon que están dispuestos a respetar los derechos humanos de las minorías; por ejemplo, las mujeres y la comunidad LGBT. Pese a la supuesta buena voluntad, también aclararon que ellos no tienen problemas con algún grupo; siempre y cuando todo vaya acorde con la Ley Islámica.

Es que el martes el Gobierno talibán recibió el compromiso de más de mil millones de dólares por parte la comunidad internacional; para dar asistencia a la grave crisis de Afganistán, al tiempo que pidió disminuir la presión política y financiera sobre el país asiático. La crisis de Afganistán se deteriorió todavía más en las últimas semanas tras la caída de Kabul en manos de los islamistas; después de que los países donantes paralizaran el envío de ayudas a la nación, que depende en gran medida de los fondos de asistencia.

Los talibanes buscan asistencia financiera

“Les agradecemos la ayuda de más de mil millones de dólares anunciada en Ginebra, y queremos que continúen esas ayudas; por un lado para ayudar al pueblo de Afganistán y por el otro para ayudar con la seguridad, la estabilidad y la gran transformación que busca fortalecer” al país, dijo el nuevo ministro de Exteriores afgano, Amir Khan Muttaqi. La Conferencia de Afganistán, celebrada el lunes y organizada por la ONU, consiguió la promesa de más de mil millones de dólares de la comunidad internacional; entre ellos 64 millones ofrecidos por Estados Unidos, sobrepasando la meta total fijada en unos 600 millones de dólares.

Desde la caída de Kabul y la toma del poder por parte de los islamistas, los líderes talibanes mantienen numerosas reuniones con representantes internacionales. Esto es en busca de reconocimiento, para prevenir el aislamiento y el fin del apoyo financiero. Sin embargo, no se anunciaron resultados claros de esta iniciativa.

En este marco, el grupo ve el logro de la ONU en Ginebra como un paso positivo por parte de la comunidad internacional hacia el país; empobrecido y devastado por décadas de guerra. “Nuestra esperanza es que esta asistencia continúe en el futuro. Damos la bienvenida y agradecemos esa asistencia y cooperación. Sin duda, esa asistencia puede tener un impacto positivo para resolver y disminuir los problemas económicos de nuestros compatriotas”, sostuvo el portavoz talibán Bilal Karimi.

“Nuestros líderes políticos están tratando de atraer más asistencia y cooperación internacionales”, añadió.

‘Buena voluntad’

Por su parte, Muttaqi destacó la “buena voluntad” mostrada por los talibanes hacia la comunidad internacional tras su victoria. Su llegada al poder se dio al tiempo que las tropas internacionales completaban su retirada del país; al permitir un corredor seguro a los extranjeros para que salieran de Afganistán desde el aeropuerto de Kabul. Un gesto al que, lamentó, Washington respondió “castigando la riqueza y el dinero del pueblo afgano y lo congeló”. Así lo señaló en referencia al corte de los activos líquidos y las reservas afganas depositadas en Estados Unidos; hecho por los organismos internacionales tan pronto como los talibanes tomaron el país.

Estados Unidos, “como gran país, debe tener mucha paciencia; no deberían comportarse así con un país pobre como Afganistán. Queremos relaciones positivas y mutuas con la comunidad internacional y les pedimos que no ejerzan más presión sobre los afganos”, consideró. Recordó que la presión política y financiera ejercida sobre sus líderes y el movimiento durante las últimas dos décadas no llevó a la derrota de los talibanes; por lo que aseguró que tampoco lo logrará ahora. “Deberíamos intentar ir en la dirección positiva y tomar el camino de la diplomacia y las relaciones económicas. La estabilidad y seguridad de Afganistán es la seguridad del mundo”, apuntó.

Derechos sujetos a los principios talibanes

Muttaqi reiteró el compromiso de los talibanes de respetar “todos los principios internacionales; siempre que estos no estén en contradicción con los principios islámicos y los intereses nacionales afganos“. La comunidad internacional, que aún no reconoce al Gobierno de los talibanes, tiene serias preocupaciones por el respeto de los derechos humanos en Afganistán; especialmente de las mujeres y niñas.

“Tratamos de tener buenas relaciones con el mundo respetando esos principios. No tenemos ningún problema al respecto”, declaró el ministro, quien insistió en que las normas del país estarán en concordancia con las leyes islámicas. La diplomacia del Gobierno talibán intentará “representar” a todo el país. A medida que la situación mejore en el futuro, intentará “cambios positivos”, aseguró el ministro interino.

No obstante, las mujeres afganas, incluido el equipo femenino de críquet del país, tendrán prohibido practicar deporte. Así lo confirmó el subdirector de la comisión cultural de los talibanes, Ahmadullah Wasiq; quien dijo que el deporte femenino “no se considera ni apropiado ni necesario”.

“En el críquet, se podrían enfrentar a una situación en la que su cara y su cuerpo no estuviesen cubiertos. El Islam no permite que las mujeres sean vistas así”, explicó. “Es la era de los medios de comunicación, habrá fotos y vídeos, y la gente lo verá. El Islam y el Emirato Islámico [Afganistán] no permiten que las mujeres jueguen al críquet o practiquen ese tipo de deportes en los que se exponen”.

Además, los talibanes anunciaron que las mujeres podrán ir a la universidad; aunque en un régimen de segregación todavía no definido. Podría ser con cortinas o desde salas habilitadas con televisores para seguir las clases. Los estudiantes “hombres y mujeres continuarán sus clases sin educación conjunta” en un “entorno seguro de estudio” en base a la sharía o ley islámica; comunicó el ministro de Educación Superior, Abdul Baqi Haqqani.

Haqqani justificó la medida al afirmar que la educación conjunta impide a las mujeres concentrarse en sus estudios; es “contraria al islam y a los valores culturales afganos” y había sido pedida por sindicatos de profesores y estudiantes. Las estudiantes afganas solo podrán atender a cursos impartidos por profesoras, según las nuevas reglas de los talibanes; que están elaborando un nuevo currículum para la educación superior que se adapte “al islam y a la cultura afgana”.

La crisis de desplazados

El nuevo gobierno talibán intenta mostrar su iniciativa para resolver la crisis humanitaria del país. Por eso, pidió la ayuda de la ONU para asistir a 3.5 millones de afganos desplazados a causa de la violencia; de los cuales medio millón fueron obligados a abandonar sus hogares en los últimos ocho meses. De acuerdo con el portavoz Naeem Wardak, “la prioridad actual del Emirato Islámico es devolver a las familias desplazadas a sus zonas de origen”. En lo posible, “antes de la llegada del invierno”.

La petición se produce durante la visita a Kabul del alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, el italiano Filippo Grandi, que se reunió con varias autoridades islamistas. Los talibanes señalaron que “la comunidad internacional, con apoyo del Gobierno afgano, debería crear una situación en Afganistán que favorezca que sus habitantes no quieran emigrar; sino que les impulse a volver a su país”.

Trending

Copyright © 2019 - ArgentinaYA.com.ar