Contactenos

Internacional

Los talibanes en Kabul y el miedo de ser mujer

Desde que los talibanes se apoderaron de la capital de Afganistán el domingo, la mayoría de las mujeres se han quedado en casa.


La concurrida calle de Kabul parece casi como si nada hubiera cambiado. La gente pasa apresuradamente, mientras los comerciantes organizan su colorida mercancía y la policía dirige el tráfico. Sin embargo, hay un gran cambio: casi no hay mujeres aquí. Desde que los talibanes se apoderaron de la capital de Afganistán el domingo, la mayoría de las mujeres se han quedado en casa.

Los talibanes han dicho en repetidas ocasiones que los derechos de las mujeres estarán protegidos bajo su gobierno, pero está claro que muchas afganas están aterrorizadas por la perspectiva de vivir bajo el régimen talibán.

Ahora hay muchas menos mujeres que se aventuran a salir a la calle, en comparación con hace apenas unos días. Aquellas que desafían al mundo exterior tienden a vestirse de manera más conservadora que antes, sus rostros a menudo van cubiertos con niqabs o velos.

Muchas de las mujeres educadas e intrépidas que pasaron la última década construyendo sus carreras están buscando desesperadamente una salida, preocupadas de que puedan ser el blanco de los talibanes. “Estoy pensando en mi futuro, mis hijas, ¿qué les pasará si me matan? Dos hijas sin madre”, le dijo una mujer a CNN.

La mujer, a quien no se nombra por razones de seguridad, ha trabajado para varias ONG internacionales. Dijo que ha pasado días pidiéndoles ayuda desesperadamente, pero ninguna ha respondido. “No es fácil … tener más de 10 años de experiencia trabajando con [organizaciones] internacionales y ninguna de ellos me ayudó”.

El miedo es omnipresente

Para una tienda de ropa en el centro de Kabul, la toma del poder por parre de los talibanes ha significado un impulso para los negocios; el dueño le comentó a CNN que ha vendido muchos burkas en los últimos días.

La prenda cubre el cuerpo de la cabeza a los pies, con un panel de malla sobre los ojos. Era un atuendo obligatorio para las mujeres cuando los talibanes gobernaron por última vez en Afganistán en la década de 1990.

El burka se convirtió en una imagen mucho menos común en Kabul durante las últimas dos décadas, pero la noticia de que los talibanes están nuevamente a cargo ha provocado un aumento en las ventas.

El comerciante dijo que sus clientes, en su mayoría hombres, están asustados y los están comprando para sus esposas, hijas y otras mujeres en sus vidas porque sienten que a partir de ahora, usar un burka puede ser la única forma de mantenerse a salvo en las calles.

Esta es la tensa realidad de la vida en Kabul ahora.

“La desaparición de las mujeres” (2010) – Pieza de la fotógrafa: Shadi Ghadirian

Por ahora, los talibanes insisten en que la vida debería continuar con normalidad y han convocado a los trabajadores del gobierno a que vuelvan a trabajar. Los líderes del grupo insisten en que no hay peligro para la “propiedad, el honor y la vida” de los ciudadanos afganos, y les han dicho a sus combatientes que no ingresen a las casas de las personas ni confisquen sus autos.

Sin embargo, las promesas por sí solas no son suficientes para calmar las preocupaciones de la gente.

Es posible que los combatientes talibanes fuertemente armados que patrullan el centro de la ciudad de Kabul aún no estén imponiendo reglas estrictas en la vida de las personas, pero el temor de que esto pueda cambiar en cualquier momento es omnipresente.

Clarissa Ward y Brent Swails de CNN informaron desde Kabul, Afganistán. Ivana Kottasová de CNN escribió desde Londres.

Limitaciones impuestas por los talibanes a las mujeres en Afganistán:

  1. Completa prohibición del trabajo femenino fuera de sus hogares. Sólo unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul.
  2. Completa prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de casa a no ser que estén acompañadas de su ‘mahram’ (parentesco cercano masculino como padre, hermano o marido).
  3. Prohibición de cerrar tratos con comerciantes masculinos.
  4. También de ser tratadas por doctores masculinos.
  5. Prohibición de estudiar en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa (los talibán han convertido las escuelas para chicas en seminarios religiosos). Las niñas de hasta 8 años pueden estudiar en centros religiosos.
  6. Las mujeres han de llevar burka, que las cubre de la cabeza a los pies.
  7. Azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las reglas talibán o contra las mujeres que no vayan acompañadas de su ‘mahram’.
  8. Azotes en público contra aquellas mujeres que no oculten sus tobillos.
  9. Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio.
  10. Queda prohibido el uso de maquillaje.
  11. Prohibición de hablar o estrechar las manos a varones que no sean su ‘mahram’.
  12. También de reír en voz alta.
  13. Se prohíbe llevar zapatos de tacón, que pueden producir sonido al caminar (un varón no puede oir los pasos de una mujer).
  14. Prohibición de tomar un taxi sin su ‘mahram’.
  15. Queda prohibido tener presencia en la radio, la televisión o reuniones públicas de cualquier tipo.
  16. También practicar deportes o entrar en cualquier centro o club deportivo.
  17. Prohibición de montar en bicicleta o motocicletas, aunque sea con sus ‘mahram’.
  18. Queda prohibido llevar indumentarias de colores vistosos. En términos de los talibán, se trata de “colores sexualmente atractivos”.
  19. Prohibición de reunirse con motivo de festividades o con propósitos recreativos.
  20. También lavar ropa en los ríos o plazas públicas.
  21. Modificación de toda la nomenclatura de calles y plazas que incluyan la palabra “mujer”. Por ejemplo, el “Jardín de las Mujeres” se denonima ahora “Jardín de la Primavera”.
  22. Prohibición a las mujeres de asomarse a los balcones de sus pisos o casas.
  23. Opacidad obligatoria de todas las ventanas, para que las mujeres para que las mujeres no puedan ser vistas desde fuera de sus hogares.
  24. Se prohíbe a los sastres de tomar medidas a las mujeres y coser ropa femenina.
  25. Prohibición del acceso de las mujeres a los baños públicos.
  26. Prohibición a las mujeres y a los hombres de viajar en el mismo autobús. Los autobuses se dividen ahora en “sólo hombres” o “sólo mujeres”.
  27. Queda prohibido vestir pantalones acampanados, aunque se lleven bajo el burka.
  28. Prohibición de fotografiar a mujeres.
  29. También se prohibe la existencia de imágenes de mujeres impresas en revistas y libros, o colgadas en los muros de casas y tiendas.

Trending

Copyright © 2019 - ArgentinaYA.com.ar