Contactenos

Internacional

EE.UU. elige este martes varios cargos públicos estatales y municipales

Faltando un día para las elecciones intermedias, los estadounidenses se enfrentan a una elección que podría dar forma a la nación durante años después de una campaña que la dejó destrozada políticamente, en guerra consigo misma por la raza, y de luto por la tragedia. 

Los votantes deben decidir el martes si restringen al presidente Donald Trump y sus republicanos después de los primeros dos años de una presidencia demagógica que amplió las divisiones nacionales y se desarrolló en un torrente de escándalos. Trump también puso a prueba las normas constitucionales y diseñó un cambio brusco en la actitud del país hacia el resto del mundo.

En ellas, Donald Trump estará sometido a una prueba de popularidad que afectará a la segunda mitad de su presidencia. Aunque lo más importante es que son unas elecciones legislativas, EE.UU. somete a votación otros cargos de alta o menor importancia.

En estas elecciones de medio término, los estadounidenses deciden:

– los 435 escaños de la Cámara de Representantes (lo equivalente a los diputados que representan a los distritos de cada estado);

– 35 bancas del Senado (en total, tiene 100 escaños);

– 36 gobernadoresestatales,

– y cientos de cargos públicos estatales y municipales.

Los resultados de la votación de representantes y senadores definirán si los Demócratas o Republicanos controlan cada una de las cámaras del Congreso de Estados Unidos.

Tras las elecciones de 2008, el Partido Demócrata alcanzó el control de 32 gobernaciones, pero tras la gran victoria republicana de 2010 se invirtió el equilibrio de poder y los conservadores tomaron el control de esa misma cifra, un cambio drástico que se ha mantenido durante el resto de la década.

Aunque no será votado, Donald Trump es el protagonista de estas elecciones intermedias en EEUU. (AFP)

Es por eso que los demócratas ven en estas elecciones una oportunidad única para equilibrar la balanza, y según las encuestas tienen serias posibilidades de arrebatar entre seis y nueve gobernaciones a los republicanos, lo que casi repartiría por igual el poder ejecutivo sobre los 50 estados.

Las próximas elecciones serán las presidenciales en noviembre de 2020.

Los demócratas continúan teniendo una ventaja de dos dígitos sobre los republicanos en una votación genérica en el Congreso entre los posibles votantes, de acuerdo con una nueva encuesta de CNN realizada por SSRS. La ventaja de 55% a 42% del partido en la nueva encuesta refleja su liderazgo a principios de octubre y es casi igual a la ventaja de 10 puntos que tuvieron justo después del Día del Trabajo.

Pero al enfrentarse a su primera oportunidad de juzgar el desempeño de Trump, también podrían registrar su satisfacción con una economía históricamente exitosa y un presidente que ha cumplido muchas de sus promesas electorales, sin importar qué tan controversiales, y tiene una administración innegablemente importante que ha logrado diseñar una cambio conservador generacional en la Corte Suprema.

El primer resultado representaría una reprimenda para todo el enfoque político de Trump: su incapacidad para dominar sus instintos volátiles en el mejor interés de la unidad nacional y su falta de voluntad para abrazar a la propia presidencia como una confianza nacional.

El segundo escenario transmitiría la aquiescencia por las tácticas extremas del presidente, su infatigable y dominante personalidad, las advertencias que hacen temer a la nación de que la nación está siendo atacada por una marea de invasores inmigrantes de criminales de piel oscura y la aprobación de su credo del nacionalismo de Estados Unidos primero.

“Vieron que subía ese alambre de púas. Ese alambre de púas. Sí, señor. Tenemos alambres de púas subiendo. ¿Porque saben qué? No estamos dejando que estas personas invadan nuestro país”, dijo Trump en un mitin en Georgia el domingo, defendiendo su decisión de enviar tropas a la frontera en lo que los críticos han calificado de “truco” político.

Si bien la campaña ha visto intensas escaramuzas sobre la atención médica, la inmigración, la educación y la mejor manera de compartir los dividendos del alto crecimiento, el bajo desempleo y el aumento de los salarios, Trump, como lo hace todo el tiempo sobre todo lo demás, hizo la campaña sobre sí mismo.

En el argumento de cierre más inflamatorio de cualquier campaña en la memoria moderna, Trump aprovechó a un grupo de migrantes que se dirigían hacia la frontera sur de EE.UU. desde Centroamérica como una metáfora de su retórica de la línea dura y de insultos raciales sobre la inmigración. Su retórica nacionalista provocó críticas de que había cruzado una peligrosa línea luego de que un hombre armado mató a 11 personas en una masacre de la sinagoga en Pittsburgh y un partidario de Trump envió bombas a los principales objetivos del presidente en política y medios de comunicación, incluidos dos expresidentes.

Pero es una medida del clima político volátil del país, y las lecciones de la victoria desafiante de la lógica de Trump en 2016, que nadie pueda decir con seguridad cómo se desarrollará el martes por la noche.

(Fuente: CNN / Clarín)

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Trending

Copyright © 2019 - ArgentinaYA.com.ar